12 dic. 2007

transgenicos en Vzla o verdades no dichas


Los transgénicos son organismo modificados genéticamente (OMG) que se utilizan en el proceso de producción de alimentos para agregarle propiedades (a través de genes) a las semillas o los cultivos, para beneficiosos exclusivos del productor. Mientras tanto, para el consumidor los efectos son diversos, nunca buenos, y pueden ir desde afecciones en órganos internos hasta cambios en la sangre, aunque en realidad las investigaciones (sesgo de por medio, ya que son financiadas por las mismas empresas que producen los OMG) hasta la fecha no han llegado a conclusiones definitivas acerca del daño que podría ocasionar estos alimentos, es decir, las posibilidades son infinitas, mientras tanto se registran alergias nuevas, por ejemplo, pero son pocos los que en el mundo se atreven a decir algo al respecto. Económicamente, salen afectados los pequeños productores agrícolas, acaparando esta rama de la economía las grandes empresas transnacionales productoras de los transgénicos, como Monsanto, la principal desde mediados de los noventas. También la ecología se ve afectada a causa de los OMG: la biodiversidad podría desaparecer paulatinamente y la destrucción de los ecosistemas cada vez es mayor. Pero, mientras todo esto es un hecho, especialmente en Venezuela NADIE DICE NADA. La mayoría no sabemos qué son ni qué efectos pueden tener estos alimentos, y lo que es peor, la mayoría desconoce que esta ingiriendo productos hechos en base a OMG. Para la "sociedad civil" venezolana organizada, por desconocimiento, por exceso de ocupaciones y preocupaciones político-partiditas, o por simple indiferencia, estos temas no tienen importancia. Y mientras que la ciencia y el Estado también guardan silencio (probablemente, por las mismas razones) la verdad es que la Harina P.A.N. (“nuestro pan de cada días”) esta hecho en base a un maíz modificado genéticamente conocido como MON810, pero como las leyes no lo prohíben y ni siquiera les exige colocar en su etiquetado esta información, la arepa que nos comemos todos los días pueden estar causándonos más daños que beneficios. Lo irónico es que al ser exportado este producto nacional, al ser vendido en mercados como el español (infectados de productos de este tipo) por exigencia legal se le coloca una etiqueta que lo identifica como transgénico. Nosotros, mientras tanto, comemos arepas transgénicas y NADIE NOS DICE NADA al respecto, estos temas se toman como minúsculos en nuestro país. Lo más triste es que a los consumidores extranjeros de nuestros productos nacionales si se les da la opción de elegir si quieren comprar y consumir este tipo de alimentos, mientras que a nosotros no. Pero finalmente queda la más preocupante de las cuestiones, ¿además de la Harina P.A.N., cuántos alimentos transgénicos estamos ingiriendo a diario sin saber que lo hacemos y sin conocer las implicaciones de ello? Si alguien lo sabe, pues sería bueno que lo dijera, fuerte y alto, para, por lo menos, estar conscientes de lo que nos estamos comiendo.

Más información sobre OMG: greenpeace.org

No hay comentarios: