29 ene. 2008

La política en los medios

Los niveles de polarización en Venezuela han acarreado una situación en la que todo hecho, todo sucedo, toda situación o circunstancia por más trágica, verosímil o inverosímil que sea, se traduce en una propagando política a favor o en contra de Chávez (no de su gestión, por cierto, no de su gobierno, ni siquiera de su programa, sino que todo parece ir dirigido al hombre en cuestión). Hoy sucedió con el secuestro en Altagracia de Orituco, Estado Guarico: salió, por un lado, el Ministro de Interior y Justicia, Rodríguez Chacín, echándole la culpa a Globovisión (él, en realidad, se refirió a “los medios de comunicación”, sin embargo, deduzco que hablaba de Globovisión ya que fue el único canal que logro transmitir todo desde el lugar, y los demás canales ―VTV incluido― lo que hicieron fue retransmitir de la señal de ese medio); aunque no entendí bien como la culpa recae sobre uno o varios medios de comunicación en un suceso como éste, el Ministro dejo claro que iba a iniciar averiguaciones en contra de algunos medios, y enfatizo que la mano poderosa y hegemónica del Imperio estaba metida en toda esta cuestión; mientras que, por el otro lado, salió Leopoldo López, estandarte de la más importante “organización con fines políticos” de la oposición en la actualidad venezolana (como sabemos, Globovisión), reprochándole al ministro su comentario. Reproches, obviamente, bien aderezados con su respectiva carga política.

Pero la cosa no es esa nada más.

Más tarde, en los noticieros de Globovisión en sus diferentes turnos, el secuestro siempre siguió formando parte de los titulares más importantes, con la acotación en cada nota de que el mismo ha sido una muestra de “la descomposición social que se vive hoy en Venezuela. Una muestra de la inseguridad ciudadana a la que estamos expuestos todos los días los venezolanos, quienes hoy, como nunca, vivimos con miedo”. Y ciertamente la cosa en las calles está fea, da miedo salir a ciertas horas. Ciertamente a cada momento matan a unos, se roban carros, secuestran a otros, pero es evidente el tonito político del comentario y es lo que resulta desagradable. Molesta que en los noticieros “opositores” te muestren la pobreza de la gente como propaganda política, como “una razón más” para tumbar a Chávez o, en el mejor de los casos, para nunca más votar por él, para que la gente “se termine de desencantar”. La tragedia de la gente, esa que pasan con hambre y sin agua y a la que se le cayó su casita con la lluvia, esa es otra cosa, una cuestión social que poco parece importar en estos momentos. Y así, es triste que un secuestro en un pueblito de Guarico sea utilizado por gente del gobierno para alimentar la imaginación, la paranoia y las obsesiones conspiracionistas de un montón de gente que cree que hasta la gripe es culpa del Imperio(*).


(*) Lo de la gripe no es un “decir”. Mi profesor de Historia, un tipo que creo que es de descendencia chilena, buen profesor y bastante instruido, el otro día nos hablaba de una hipótesis que le habían comentado y que a él no le parecía ―nos dijo― “del todo descabellada”: la gripe esa que a tanta gente le esta dando últimamente es, según dijo, una arma biológica que ha mandado el Imperio. Umju…

Claro que el tema de las armas biológica no es un asunto descabellado en absoluto, es algo que esta ahí, en el mundo, y que probablemente este proliferando cada vez más; sin embargo, mi reacción no pudo ser más que una breve risita disimulada ante tal afirmación de un tipo a quien personalmente le tengo cierto respeto. Pero luego de un breve análisis, me puse a pensar: si la gripe no mata, sólo nos debilita, ¿será que el próximo paso será el ataque directo, armado, la famosa “guerra asimétrica”? ¿será que la estrategia es debilitarnos para que no podamos formar un “ejercito popular”? Pues quizá. Por lo menos, no es del todo descabellado ¿no?

23 ene. 2008

Lo que uno sabe y lo que uno hace con lo que sabe


{Foto: mia. Persona en la foto: yo}

Uno siempre cae en ese grave pero recurrente error de pensar que lo nuevo para uno es nuevo para el mundo, que ahora (de ahora en adelante), como uno sabe que las cosas son así y no de otra forma y uno ha cambiado su forma de ver las cosas gracias a lo nuevo aprendido, el mundo también pasará por ese mismo proceso, igual que uno. Pero el mundo ya sabía eso de lo que uno ahora se está enterando (o, por lo menos, se dividía en tres grupos ese mundo: los que lo sabían, los que no lo sabían y a los que no le interesaba saberlo), y con todo y eso está así como está, podrido y decadente. Será el egocentrismo (post) adolescente, y esa extraña idea de creer que el mundo comenzó a moverse al mismo momento del nacimiento de uno, que el mundo abrió los ojos, y todo el mundo abrió sus ojos, cuando uno abrió los suyos. O ese optimismo medio estúpido de creer que la gente deja de hacer las cosas mal por el simple hecho de saber que las está haciendo mal y no bien. Pero luego uno entiende que la cosa es mucho más complicada que todo es(t)o (un montón de palabras), y se entera, de paso, que hay gente que es que no entiende, otros que no quieren entender, y otros a los que no les conviene entender. Otros a pesar de ya tener bien sabido lo que uno acaba de aprender no le importa y siguen igual. Otros a los que, de tan lleno que tienen el cerebro de ideas extrañas y oxigeno aséptico, no les cabe más nada, más nada que aprender, porque no quieren también, un poco porque no les interesa, pero más que nada porque quieren seguir matando gente, por ejemplo, sin tener remordimiento. Como bien sabemos, el remordimiento es malo y desagradable.

***

Y (algo que no tiene nada que ver con nada pero me provocó ponerlo aquí): ayer fue hallado el cuerpo (sin vida) de Heath Ledger en un apartamento de New York. Es triste porque tenía 28 añitos. Y aunque aparentemente nada ni nadie le obligo a renunciar a su existencia y fue un camino que recorrió solito -mucha droga colaboraron en el proceso, sigue siendo una noticia triste (y! tampoco ha sido totalmente ratificado lo de la sobredosis, aunque es la hipótesis más probable). También, el pasado 15 de enero fue hallado muerto Brad Renfro, que era más pequeño aún, con 25 añitos apenas. Lo mismo, supuestamente: alochol, drogas, cárcel y esas cosas. Triste.

Morajelas: 1) Si, niño, no es mentira de tus papacitos: las drogas matan; y 2) si, Hollywood también parece que mata (aunque no ha sido comprobado científicamente). ( -y Disney? también mata?)

20 ene. 2008

Guerrilla semiológica

Estoy haciendo un trabajo sobre la transmisión de estereotipos sexistas (masculinos, específicamente) a través de los medios de comunicación en masa y me he topado con las palabras del señor Eco en este artículo:

En este sentido, la cadena comunicativa descrita antes deberá transformarse de esta manera: el receptor transforma la señal en mensaje, pero este mensaje es todavía una forma vacía a la que el destinatario podrá atribuir significados diferentes según el código que aplique.

[…]

Por esta razón, habrá que aplicar en el futuro a la estrategia una solución de guerrilla. Es preciso ocupar, en cualquier lugar del mundo, la primera silla ante cada aparato de televisión (y, naturalmente, la silla del líder de grupo ante cada pantalla cinematográfica, cada transistor, cada página de periódico). Si se prefiere una formulación menos paradójica, diré: La batalla por la supervivencia del hombre como ser responsable en la Era de la Comunicación no se gana en el lugar de donde parte la comunicación sino en el lugar a donde llega. Si he hablado de guerrilla es porque nos espera un destino paradójico y difícil, a nosotros, estudiosos y técnicos de la comunicación: precisamente en el momento en que los sistemas de comunicación prevén una sola fuente industrializada y un solo mensaje, que llegaría a una audiencia dispersa por todo el mundo, nosotros deberemos ser capaces de imaginar unos sistemas de comunicación complementarios que nos permitan llegar a cada grupo humano en particular, a cada miembro en particular, de la audiencia universal, para discutir el mensaje en su punto de llegada, a la luz de los códigos de llegada, confrontándolos con los códigos de partida.

Ahora, si cada nueve de diez dentistas recomienda chicle sin azúcar ¿cada uno de diez dentistas recomienda chicle con azúcar?

17 ene. 2008

¿Cursileria revolucionarias o POPularización de la revolución?


Hace un rato conseguí en YouTube.com este vídeo de la canción “Hasta Siempre” interpretada por una cantante española llamada Natalie Cardone. La misma canción que fuese escrita por Carlos Puebla (aunque la canción original se llamaba “Hasta Siempre Comandante”, pero sigue siendo la misma) dedicada expresamente al Che Guevara. Todo el asunto me ha parecido un poquito patético, comenzando por el vídeo, de una cursilería inigualable que incluye entre sus imágenes al Che moribundo, a la Natalie en claras expresiones de su sensualidad revolcándose en el charco (tipo Shakira) y a la misma cantante con arma en la espalda dispuesta a encabezar la revolución (¿será la sucesora del Che?). Una mezcla confusa y extraña. Pero sumémosle a eso que el hecho de que junto a esta canción pop tan pero tan “revolucionaria”, en el disco que la contiene se puede conseguir uno con temas que “van desde la balada de reminiscencias latinoamericanas, al rock de los setenta, el pop diva o el tecnodance europeo”. (No creo que ni Puebla ni el Che se hubiesen imaginado tal cosa, ni mucho menos creo que les hubiese causado demasiada gracia.) Pero no conforme con todo esto, después, por ahí por la red, se consigue uno con esos blogs que se autodenominan revolucionarios, socialista libertarios, etc., donde los elogios al vídeo de una majestuosidad sin igual no se hacen esperar. Obviamente esta gente esta viendo el vídeo, el vídeo y nada más que el vídeo, dejándose impresionar (y embaucar), como niño ante nuevo mega film de Disney, por lo que tiene de revolucionario nombrar al Che en pleno coro de la canción y pasarlo derrotado en una triste imagen de su muerte. Pero este vídeo tiene de revolucionario lo que puede tener un personaje segundón con una franela con la estampa (la tan POP-ularizada estampa) del Che, en cualquier película gringa-comedia-romántica-estúpida-queprefieronover. En fin, aunque se le reconoce a esta Natalie Cardone y a su gente la valentía (y quizá la sensibilidad, aunque no me lo creo mucho) de haber sacado una canción y un vídeo que conmemora a tan polémico personaje, esto, a mi parecer, no pasa más de ser una humilde contribución a la gigantesca formación de un mito cada vez más vacío, formación ya comenzada desde hace años por la ideología dominante en un certero intento de vaciar de contenido todo lo que huela a transformación del sistema (algo así como desarmar al enemigo, cuyas armas son ―o deben ser― las ideas). Lastima que tantos (seudo)revolucionarios no sepan aún diferenciar la forma del contenido, la apariencia de la esencia, y todas esas cosas que para el marxismo que tanto mientan es base fundamental.

14 ene. 2008

Susana Veneno, Drake y Sabato

Hace algunos años, gracias a la Internet y en particular a uno de los primeros blogs que tuve, conocí a una señora que se llama o llamaba Susana. Digo “o llamaba” por dos razones. Primero, por esa mala costumbre que tiene uno de asumir ¿inconscientemente? que la gente se muere cuando uno la deja de frecuentar o deja de saber, o simplemente deja de intimar con ella. Y segundo, por su manía (la de Susana) de cambiarse el nombre. Susana Veneno fue el primero que yo le conocí, luego otros que no recuerdo y algunos que no sabría escribir, la mayoría de las veces permanecía su nombre y su apellido se metamorfoseaba al mismo tiempo que ella aparecía repentinamente escribiendo en un blog nuevo.

Nuestra relación era a distancia. Nos comunicábamos por medio de emails y nunca nos conocimos en persona, ni siquiera hablamos por teléfono una vez, aunque ella trato de llamarme en varias ocasiones pero por equis circunstancias nunca llegamos a hablar. Poco a poco, después de habernos contactado a través de nuestros blogs, comenzamos a escribirnos cada vez con más frecuencia. Correos largos en los que nos describíamos a nosotros, al comienzo, y luego, en unos más cortos, ella me contaba algunas cosas de su vida y yo lo mismo de la mía. A ella fue la primera persona a la que le dije que era gay (excluyendo gente Chat o similares a los que nunca pretendía ni esperaba conocer). Susana era una persona de las que yo pensaba que nunca conocería. Yo era un niño entonces, a pesar de no serlo de edad, conocía poco de todo, poco del mundo y muy poca gente, y a decir verdad, creo que no me interesaba conocer mucho de lo que estaba a mi alcance, me interesaba más bien ese tipo de gente como Susana; que me dijo algo como “ah OK” cuando yo le dije que era gay, y a continuación me comento acerca de su amigo gay (el cliché, si, pero bueno). (Gente como ella que hizo su pasantía-tesis en un circo, del cual quedo enamorada.) Los correos que yo le mandaba, especialmente al comienzo, me tomaban un rato largo escribirlos, porque como su forma de escribir me impresionaba un poco por ser muy buena, bonita y un poquito rebuscada, yo trataba de estar a la altura, aún cuando lo que le fuera a decir fuese de lo más trivial.

Susana era exquisita, en el sentido que se le quiera dar a la palabra, da igual, esa palabra siempre le quedará bien a ella. Era una nómada. Una persona de esas que pasan y marcan levemente tu vida pero se tienen que ir, nadie puede ni debe hacer nada por detenerlas. No se si aún sea nada de eso, quizá allá cambiado, no se si aún sea Susana tampoco. Lo último que supe de ella fue hace mucho tiempo, y contactarla (aunque no lo he intentado, a decir verdad) es un poco difícil porque así como cambiaba de nombres y blogs también cambiaba de emails. Se que se fue a vivir a Estados Unidos con su esposo ¿Bill? y estando allá hablamos varias veces, si mal no recuerdo. Sin embargo, poco a poco Susana desapareció de mi vida y de mi bandeja de entrada, de mi PC en general. Ya mucho antes de que dejará de saber de ella casi no nos comunicábamos por ningún medio, y sus correos últimamente eran para avisarme la dirección donde estaba un nuevo blog o cosas por el estilo, o correos tipo cadenas (que en realidad no lo eran, pero así llamo yo a todos los correos que no son dirigidos exclusivamente a mi, aunque, demás decirlo, no tenían nada que ver con lo que uno regularmente tilda con ese nombre). Al final, a Susana le debo cosas pequeñas pero sustanciales, como saber que existe Nick Drake y “El Tunel” de Sabato.

12 ene. 2008

La costumbre de ser dios

Aunque nadie me fuera a leer, no podía dejar de escribir de esto. Hoy, Chávez en la Asamblea Nacional haciéndose propuestas a él mismo: ante la ¿insatisfacción con su propia gestión? nuestro Presidente ha propuesto un referendo revocatorio para su propio cargo pero, ojo, que no vendrá sólo. Junto a la pregunta “¿No quiere que Chávez siga siendo Presidente?” (o algo así, da lo mismo) con sus respectivas opciones, habría adjunta a continuación una segunda pregunta muchísimo más interesante y desconcertante: “¿Aprueba usted una pequeñísima enmienda a la Constitución Bolivariana de Venezuela para que la reelección sea ahora indefinida?”, y sus respectivas opciones. Creo que Chávez no se acuerdo que esa pregunta ya esta resuelta, y se ha empeñado en esto que ahora parece un soliloquio: un preguntarse y responderse el mismo.

Personalmente, esta propuesta me parece descaradamente irrespetuosa, y desesperada. El nada más plantearla me parece chocante, y no por el hecho del planteamiento en sí, sino por todo el contexto y lo que implica el mismo. La mayoría de los venezolanos que votaron el pasado 2 de diciembre votaron por una de las dos opciones a esta pregunta (en parte) ya formulada: No, fue la respuesta a la propuesta de Reforma Constitucional, un No así de frío y seco, rotundo y claro. Nada más. Seguir con lo mismo me parece, por una parte, irrespetuoso para con los ciudadanos todos que votamos por cualquiera de las dos opciones en la pasadas elecciones, que aceptamos participar del juego democrático y que aceptamos además plenamente las reglas de ese juego; y por otra parte, me parece una medida desesperada ante la pasada derrota de diciembre que apunta un indicio más de las pretensiones del actual Presidente y su sequito: la perpetuación en el poder de este régimen, totalmente legal y legitimo hasta la fecha, pero que tiene que acogerse a las reglas democráticas que están ya impuestas, incluyendo el principio de la alternabilidad (con o sin la coletilla de burguesa o liberal que le quieran poner), y que los ciudadanos hemos refrendado una y otra vez.

Con todo esto no puedo dejar de pensar en lo fácil que es acostumbrarse a lo bueno, a lo cómodo, a estar arriba, endiosado. Alcanzar lo que desde pequeños nos han atornillado en el cerebro que es el éxito: tener mucho y estar por encima de los demás; debe dar una inmensa satisfacción y un gran orgullo. Probablemente otro hubiera sido el escenario si Chávez, aquel Chávez de 1998, hubiera perdido las elecciones la primera vez que se postulo a candidato Presidencial. Quizá hubiera habido mucho alboroto, mucha cosa, hasta disturbios, pero al final la opción más probable que hubiera tomado aquel Chávez hubiera sido lanzarse de nuevo como candidato Presidencial a las próximas elecciones, pienso yo. Pero eran otros tiempos, tiempos donde si bien se venía de una victoria moral, con la frente en alto y aquella frase celebre en su haber, también se venía de una derrota político-militar, se venía de la cárcel, se venía subiendo pero aún no se estaba arriba. Pero ahora, la costumbre es un problema. Acostumbrado a ganar una y otra vez, una vez tras de otra, la única opción para el Chávez de hoy parece ser ganar.

11 ene. 2008

¿Quienes tenemos la culpa?

Mi padrecito ve todas las noches sin falta el programa "Buenas Noches" que pasan por Globovisión. Lo ve, mientras hace sus cosas en su laptop siempre en el escritorio junto a la PC (no portátil) que nos toca compartir a los demás mortales que vivimos en esta casa. Es decir, si quiero (o tengo que) hacer algo en la PC tengo que ver, o por lo menos escuchar, a esta gente de ese programa mientras mi padre está aquí, haciendo sus cosas en su laptop.

Así fue que esta noche, escuche al señor Roland Carreño, que ciertamente a veces se pasa diciendo estupideces (cosas del tipo “vieron los Adidas que cargaba puestos Piedad Cordoba cuando recibieron a los rehenes… bellísimos verdad?”, decir que el comentario es sarcástico y malicioso es un poco más que redundante para cualquiera que haya visto este programa alguna vez, pero sarcástico o no, el comentario, como tantos otros, no deja de ser innecesariamente estúpido y estúpidamente innecesario) hoy dijo algo así como “los gobernantes que tienen nuestras ciudades así de feas”, algo parecido que no recuerdo exactamente pero que era básicamente eso: la culpa de todo lo tienen ellos, esa gente que nos gobierna, que desde allá arriba tiene que arreglar los problemas de nuestra ciudad, etc. Ahora me pregunto yo ¿nada más los gobernantes tienen la culpa de que las ciudades y el país tenga tantos problemas, y problemas verdaderamente graves? ¿No tiene igual o más culpa de que la ciudad este así de asquerosa la mujer que bota el envoltorio del caramelo por la ventana del autobús andando y que, además, lo hace frente al niño que mañana tirará su botella de cerveza vacía por la ventana de su carro? ¿No tiene igual o más culpa el que fuma donde se puede y donde no, y que bota la colilla de su cigarro en donde mejor le parezca? ¿No tienen culpa los autobuceros abusivos que se atraviesan en la calle que les da la gana y que parece que se hubieran aprendido de memoria las normas de transito para luego salir a infringirla una a una? ¿No tiene tanto la culpa la maestra de la escuela pública que no va a hacer su trabajo porque igual le van a pagar su sueldo? ¿No tienen la culpa de que estemos como estamos los doctores que estudian solo para hacerse ricos y aquellos pacientes que no tienen con que pagar, y pagar “lo que cuesta”, que se mueran “si quieren”? ¿No tiene la culpa también el funcionario que se cree dueño y señor de su pobre oficina burocrática y paga todas sus frustraciones y descarga todas sus ansias de poder en los que van a siquiera pedir una información pequeñita? ¿No tiene la culpa el policia corrupto? A lo mejor no cabe hablar de la culpa de los que votaron por ese gobernante que nos dirige mal y que básicamente “tiene la culpa de todo”, porque quién puede decir que un candidato es bueno o es malo antes que deje de serlo y se convierta en gobernante, o por muchas otras razones; pero no por ello vamos a rehuir descaradamente de nuestras responsabilidades. La culpa no es de ese gobernante, por lo menos no sólo es de él. Tenemos que evaluarnos profundamente como sociedad, pero antes como individuos. Esas mentalidades retrogradas y/o excesivamente cómodas, que son muchas en nuestro país (por no decir demasiadas), esa relación paternalista tanto para lo bueno como para lo malo, que la mayoría asume para con el gobernante del momento, tiene que acabarse si queremos hacer un país diferente. Verdaderamente diferente. Asumamos responsabilidades. Al final, ese gobernante no llegó importado de Martes o de Islandia a gobernarnos, salió de aquí, con las mismas mañas que muchos tenemos y les están transmitiendo a sus hijos, así como el las aprendió en su escuela, en su casa, en su barrio o urbanización.

9 ene. 2008

"Puras Joyitas"

Hace unas semanas vi la película venezolana “Puras Joyitas”. Me abstuve de escribir cualquier cosa sobre ella porque me pareció intrascendente, pero si he de decir mi opinión al respecto, diría que es mala. Una comedia que da risa, pero que no logra ir más allá de eso. Por tanto, como no era una película que recomendaría, ni tampoco hay mucho más que pueda decir al respecto sin hacer un intento más o menos forzado de utilizar palabras que en realidad no entiendo bien acerca de cinematografía, simplemente no dije nada acerca de ella en este, mi blogsito.

Pero ahora que he leído una reseña de Alonso Molina creo que puedo decir algunas cosas más, sin plagio alguno, pero con la ayuda de un experto:

Primero. El protagonista (Sin Nombre) de la película es además nuestro anfitrión. Es él quien, viendo directamente a la cámara y hablando con nosotros, nos da la bienvenida, “pues antes de establecer el primer conflicto de la trama el propio SN define su perspectiva y sus consideraciones —digamos filosóficas— sobre su oficio y la naturaleza de sus asociados”, dice Molina, y esto está perfectamente bien. Un comienzo prometedor. Excelente introducción que se va extendiendo eternamente hasta el final de la película. El señor sin nombre, de esta forma, pasa todo el largometraje haciendo pausas para hacernos un comentario viéndonos directamente a nosotros, para darnos su opinión, su visión de las cosas o una explicación propicia de lo que sucede. Es pues, el abuso del monologo, y, por cierto, de los discursos rebuscados. Esta fue una de las cosas que más me disgusto de toda la película.

Segundo. Nos dice Molina “…una combinación de acciones no realistas, más bien celebrativas, que buscan generar la risa del espectador. Y lo logran”. Es cierto, la película es cómica, pero ni siquiera una llamada “comedia” se puede quedar en sólo dar risa.

Tercero. Por mucho que no me haya gustado, tengo que reconocer que Molina si tiene toda la razón cuando nos dice que al finalizar la película no encontraremos cabos sueltos en el desenvolvimiento de la trama. Cierto, por lo menos, todo concuerda aunque no de la mejor forma posible.

Cuarto. La ridiculización del “culto a la belleza” que nos infla a todos aquí en Venezuela es uno de las cosas que más a favor supieron utilizar sus realizadores. Esa frivolidad estúpida que hace a muchos venezolanos sentirse orgullosos de ser el “país de las mises” y que hace que el Miss Venezuela sea el programa de mayor audiencia a nivel nacional. Esto es lo mejor de la película (además de la presencia y actuación de Wildpret), a saber: la ridiculización de la ridiculez que implica toda esta realidad cotidiana (las tetas plásticas, las mises, los misters, los consejos de belleza, la obsesión por la firmeza, el gym, etc.); aunque siempre con concesiones, nunca llega a atacar realmente a esta “cultura” con la que “nos” identificamos tanto, más bien la utiliza para que “nos” riamos de “nosotros mismos”.

Por último. En conjunto “Puras Joyitas” me resultó decepcionante. Decepción que de cierta forma fue apaciguada gracias a una anterior decepción con su homologa “Elipsis”, ya que estaba prevenido porque desde el trailer la similitud se notaba. Homologas en cuanto a estética, más o menos similar, y sobretodo, en cuanto al esfuerzo casi descarado de hacer algo “distinto” al cine venezolano, lo cual se traduce en una imitación de la industria gringa o de cualquiera de esas películas que venden mucho, con esos tantos clisés aunque, claro ésta, criollisados para que lo entendamos mejor y sea mejor el efecto. Otras películas como “Secuestro Express” aunque se quedan con el malandreo y la violencia autóctona y realista de la que tanto se ha abusado en nuestro cine, me parece que están mejor logradas y tienen una mayor profundidad. Lo que, por supuesto tampoco quiere decir que toda “película venezolana” tenga que quedarse con esos patrones ya tan recalcitrantes, especialmente en el cine post-“Sicario”, pero no hay que caer tampoco en clisés a los que nos tienen acostumbrado un 95% de las películas que llegan a nuestras salas, sólo para ¿vender más? o ¿hacer un cine “distinto”?

8 ene. 2008

jorge drexler: mi guitarra y vos

El cantautor y su computadora,
El pastor y su afeitadora,
El despertador que ya está anunciando la aurora,
Y en el telescopio se demora la última estrella.
La maquina la hace el hombre...
Y es lo que el hombre hace con ella.

Hay manos capaces de fabricar herramientas
Con las que se hacen máquinas para hacer ordenadores
Que a su vez diseñan máquinas que hacen herramientas
Para que las use la mano.

Hay tantas cosas
Yo sólo preciso dos:

6 ene. 2008

es conmigo (es con todos)

Todo lo que hago pareciera estar destinado a un mismo objetivo: salir del lugar donde estas. Salir de la pequeña ciudad y de la casa donde he crecido (¿para seguir creciendo?), salir de la ceguera de esta gente (¿para que no se me contagie?), salir de la universidad que te abre los ojos y después te los vuelve a cerrar, salir de donde la gente te mira por fuera y cree saber quien eres (la misma gente ciega, que miran pero no, no ven), salir del pequeño cuarto en el que te toca dormir cada noche, en el que guardas tus tesoros, en el que te toca vivir cada día, en el que tus esfuerzos más fervientes se materializan a diario. Pero a veces me da miedo que salir no sea suficiente, por que ¿qué pasará si cuando salga todo es igual afuera? ¿que pasará si el mundo en el que yo quiero vivir no existe? Habrá que construirlo, supongo.

(Además de exigir que nos dejen ser, hay que hacer.)

3 ene. 2008

¿la M es de music?

Mtv* dejo de ser lo que era. Pero eso no es algo nuevo que decir. Aquello que comenzó a transmitirse en los ochentas y que olía un poco a contracultura y revolución juvenil, todo eso se hundió. Aquello donde Nirvana nació y se comercializó, pero logró no venderse del todo (porque sepamos que vender discos a millones de personas no es sinónimo de vender-se). Mtv en cambió si se terminó por vender. Eso no es un secreto para nadie. O quizá su destino fue el mismo que el de Cobain, que de tanto tanto terminó por suicidarse, por implotar y dejar todo lo que era para ¿convertirse en otra cosa? Quizá. Pero como en el caso de Cobain (especialmente para los que de verdad lo amaron, a él y a su música) después de la implosión lo que quedó fue el vacío de su ausencia, el final de la rebelión, la última generación que desde los hippies criticaron al sistema, su decadencia, sus guerras, todas sus contradicciones, al final quedó la pura “mierda” (si nuestro Presidente lo dice en TV yo también puedo decirlo en mi blogsito que nadie lee), quedó la indiferencia y la superficialidad, quedó todo eso y más de lo mismo y de lo peor resumido en lo que es hoy Mtv, el imperio del “blin blin” (¿?), la ambición de tener la “mejor” máquina (la más enchulada) sustituyó a aquella ambición rubia madonnica, que tan vacía y entupida resultaba más inofensiva que esta nueva ideología del tener y tener más, brillar más y dar todo en el intento.

Pero lo más triste es que el mal ejemplo y la deformación de las mentes se adereza con un programita donde de repente y de la nada te dicen que hay problemas reales, problemas como el calentamiento global y la desnutrición en países del tercer mundo, hay contaminación, hay consumismo desenfrenado, sida, violencia desmesurada, gente inocente muriendo, todo eso y más, y con un programa al mes Mtv cubre su cuota de conciencia. Media hora o una hora la cual los niños que ahora son su audiencia predilecta (¡y sus mentes en proceso de deformación!) pueden saltarse fácilmente, obviarla como si no existiera y obviar todas esas cosas desagradables que existen tan lejos de ellos, para luego volver a poner el canal cuando haya vuelto a comenzar ese programa donde con decir “Next” una chica desprecia a un chico por ser moreno** y examina otra nueva opción diferente, otro chico a su disposición, o aquel programa donde una niña de 15 años les exige a sus padres una limosina para llegar a su fiesta y diamantes para cubrir sus muñecas y cuello.

Por todo eso, Mtv debería cambiarse el nombre, la M debería ser de “mierda”, pues ya casi ni música pasan, ni buena ni mala.


* (el Mtv “LA”-mexicano es en realidad del hablo porque es al que tengo acceso, aunque dudo mucho que sean muy distintos unos y otros, al final son la misma cadena)

** Corrijo, no creo que ninguna chica o chico en este programa ni en ningún otro de Mtv se atrevería a tener tal actitud racista (o mejor dicho, el canal no se atrevería a transmitirlo). Eso probablemente iría en contra de la política del canal, sería políticamente incorrecto, porque hay que recordar que aunque el sexo venda, incluso a los niños, y la fiesta desenfrenada, los senos operados, los cuerpos gym y el consumo insaciable son el norte, siempre hay que mantenerse dentro de lo que se puede DECIR para no quedar mal, todo por fuera tiene que ser aceptable aunque por dentro todo este podrido.